Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Día del Niño: A mi hijo quien está en Venezuela

 

Separación padres e hijos: La realidad de miles de venezolanos, que han tenido que dejar a sus hijos en Venezuela, vulnera el derecho humano a la familia; y a que los pequeños disfruten de la protección, afecto, cuido, y estabilidad emocional, junto a sus progenitores…

Alrededor de 4.8 millones de venezolanos, según cifras de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), han dejado Venezuela, en busca de una mejor calidad de vida.

La historia de un padre migrante quien le desea a su pequeño, en Venezuela, un “Feliz Día del Niño”.

“Decidimos en 2017 migrar a Chile, cuando mi actual pareja y yo, supimos que esperábamos un bebé; sabíamos las complicaciones que había en Venezuela para costear un embarazo, alimentos de los niños… no hay calidad de vida”.

Yeixon Ramírez, venezolano en Santiago de Chile (27), asegura que, su trabajo para ese momento (2017), en Venezuela, le daba la posibilidad de cubrir todos sus gastos, incluso cuando la crisis país ya era latente, pero con una nueva responsabilidad sería más difícil. “No me faltaba nada, pero tampoco me sobraba nada”.

Yeixon, tiene un hijo mayor de una relación anterior, relación que se lleva cordialmente, desde siempre, lo cual permite sumar a la felicidad y bienestar del pequeño Abraham, incluso a la distancia; pero el joven padre, recuerda que las vacaciones y otras temporadas o fechas especiales, como hoy “Día del Niño, en Venezuela”, tenía el regalo de compartir con su hijo; “situación que lo material no llena”, enfatizó. “Así tengas la posibilidad de enviar dinero para cualquier regalo o costear todo lo que él necesite, sé que disfrutaba más el tiempo conmigo, que las cosas que le pudiera comprar”.

La despedida

“Fue complicado cuando me despedí de él, porque no sabía cuando volvería a verlo, y aún no lo sé” …

Asegura que los trámites para una visita del niño a la cordillera andina son extensos y complicados, mientras que él, continúa trabajando sin parar, por sus dos pequeños… Respeta y valora el hecho de que Abraham esté junto a su mamá en Venezuela.

“Los hijos siempre tienen que estar con la mamá, ellas los van a cuidar de una manera más correcta”.

Como mantener el afecto

Asegura, Ramírez, que se mezclan muchas cosas, pero todo parte de la disposición y entrega como padre, más allá de la distancia.

“Aquí se trabaja mucho, y se duerme poco”.

Se hace complicado mantener con él una comunicación fluida. Hay que estar enfocado en el fututo, de él y de la familia que he formado.

Pero siempre hay maneras de estar ahí…

  • La mamá de Abraham, graba su partido de futbol, luego converso con él, le digo cómo puede mejorar sus entrenamientos… El entrenador es mi amigo.
  • Lo importante es que el niño siempre sienta y tenga presente que tiene a su papá; y que va a estar ahí para él, en lo que necesite, no sólo en lo material, sino en las cosas simples de la vida: una tarea, lo que le gusta; a sus 9 años, fluyen conversaciones que se deben ir teniendo…
  • El apoyo de la familia que está en Venezuela. El hecho de que mi mamá en Venezuela, esté presente físicamente para Abraham, me ha hecho las cosas más fáciles.

Parte de su experiencia para lograr estabilidad laboral, por él y su familia

“Hay que hacer oficios a los cuales no estábamos acostumbrados”

Su paso a paso, fue: 

  • Primero ayudante de mesonero.
  • Luego mesonero.
  • Supervisor.
  • Ahora encargado de 4 locales de la misma cadena de restaurantes.

“Migar no es fácil. Es una dosis de humildad, te explotan una burbuja para sentarte en la realidad y decirnos: las cosas hay que ganárselas por mérito”.

Su motivación: Sus hijos

“Mis hijos se conocen por videollamada; Sofi, la menor, ya sabe que Abraham es su hermano; él es muy cariñoso con ella” …

“Aquí seguimos, siempre trabajando y superándonos para darles un mejor futuro a Abraham y Sofía”, resalta, el joven padre, como motor motivacional.

“El camino es difícil, no sé cuántos años más pasarán para ver a mi hijo, y que mis niños se conozcan personalmente, pero el tiempo de Dios es Perfecto” –Finalizó, entre lágrimas-.

(Prensa FundaRedes).