Un absoluto silencio mantiene el Estado venezolano por la presencia directa de Grupos Armados Irregulares (GAI) en el país, principalmente por hechos ocurridos en el corredor fronterizo, que comprueban las denuncias realizadas por FundaRedes, debido a un alto poder criminal de grupos armados violentos, que en el mes de mayo alcanza las cifras de 35 homicidios, 07 desaparecidos y 08 enfrentamientos, esto según el Informe de Contexto Fronterizo emitido por esta organización.

Por el accionar de Grupos Armados Irregulares (GAI), quienes de forma permisiva e ilícita han asediado algunos espacios del territorio nacional, para cometer sus actividades delictivas, se han visto gravemente afectadas poblaciones vulnerables, quienes directamente tienen que vivir a diario violaciones a sus derechos humanos, los cuales no son defendidos por el Estado venezolano.

Importante resaltar que, Zulia continúa sobresaliendo como el estado más violento del corredor fronterizo, contabilizando en el mes de mayo 15 homicidios, 4 desaparecidos y 4 enfrentamientos; lo que posiciona a este estado como la segunda entidad con mayores casos de desapariciones después de Táchira.

Por consiguiente, estos casos se presentan por enfrentamientos entre integrantes de bandas criminales con alto poder de fuego, responsables de extorsiones, secuestros, robos, hurtos, narcotráfico, así como la utilización de granadas como medio de intimidación a comerciantes y población civil, que han sido las acciones delictivas más frecuentes.

Por su parte, Bolívar es la segunda entidad con más hechos violentos, destacando el abuso que sufren pobladores e indígenas presentes en los sectores mineros; quienes son vulnerados sexualmente, esclavizados y obligados a realizar trabajos forzados, siendo este parte del móvil principal delincuencial en el territorio, alcanzando la cifra de 11 homicidios, 04 desaparecidos y 02 enfrentamientos.

Otro de los hechos más relevantes, son las rutas para el transporte de oro, que son constantemente asaltadas por criminales, que atacan incluso los convoyes custodiados por efectivos militares.

Otro de los contextos que se presentan en el corredor fronterizo y que a su vez siguen corroborando la presencia de estos grupos violentos, es que mientras los cuerpos de seguridad movilizan tropas para actuar en una sección del territorio, los grupos armados se desplazan hacia otras zonas de la frontera que han quedado aún más desprotegidas, elevándose así las incidencias violentas.

Falcón sobresale en tercer lugar con delitos como el tráfico internacional de estupefacientes y trata de personas, resaltando en los últimos meses, la presencia de peligrosas bandas armadas, donde haciéndose pasar por funcionarios del CICPC en mayo, cometieron una serie de delitos alterando la tranquilidad de los habitantes, por lo que en Falcón se contabilizaron 5 homicidios y 02 enfrentamientos.

El desmantelamiento de más de 200 estructuras improvisadas en Apure es uno de los móviles que de forma propagandística realizan funcionarios de la FANB, a fin de tapar la presencia de los GAI, atacando de forma directa a pobladores, quienes se han visto en la obligación de desalojar bajo amenazas y amedrentamientos sus propiedades.

En Amazonas aumentan numerosos grupos al margen de la ley, que controlan no sólo las excavaciones auríferas, sino también el comercio ilegal de oro, tráfico de armas y estupefacientes, redes de esclavitud y trata de personas, destacando en mayo, el secuestro de un líder indígena Piaroa, por miembros de un grupo guerrillero en el municipio Autana.

El estado Táchira continúa bajo el control de diversos grupos armados como el ELN, Clan del Golfo, Tren de Aragua, y nuevas bandas criminales que buscan el control de las trochas que comunican a Venezuela y Colombia, lo que sigue alimentando las cifras de desapariciones, pues constituyen corredores de la muerte para cientos de venezolanos, que a diario cruzan por estos espacios ilegales.

Estos sucesos acaecidos en los territorios de frontera y otros estados al interior de Venezuela, ratifican una vez más las denuncias e incidencias hechas desde FundaRedes, en relación a la presencia, permanencia y actuación de los GAI en buena parte del territorio nacional.

Aunado a esto, el equipo de activistas y defensores de DDHH de la ONG FundaRedes, ha documentado el temor que los ciudadanos viven, atropellos de los que vienen siendo víctimas por parte de los uniformados y la parcialidad que los mismos tienen hacia una de las facciones guerrilleras en conflicto. (Prensa FundaRedes)

—-

Link Informe Contexto Fronterizo mayo 2022

https://fundaredes.org/informemensual/2022-contexto-violento-mayo.pdf