Durante la 47° sesión del Consejo de Derechos Humanos, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su preocupación por la detención de los tres activistas miembros de FundaRedes, y destacó que el espacio cívico en Venezuela sigue reduciéndose con casos de estigmatización, criminalización y amenazas contra miembros de la sociedad civil, medios de comunicación y de la oposición política.

Javier Tarazona, director general de FundaRedes, junto a Omar de Dios García, coordinador de la organización en el estado Falcón, y Rafael Tarazona, activista, fueron víctimas de desaparición forzada y posterior detención arbitraria en el estado Falcón, donde se encontraban llevando jornadas de formación en derechos humanos a varias comunidades y sectores de la sociedad civil.

Sobre el caso, que ha conmocionado a la opinión pública nacional e internacional, Michelle Bachelet aseguró que: “el arresto de tres miembros de FundaRedes hace solo 3 días, es un ejemplo preocupante, aprovecho esta intervención para solicitar el acceso urgente de abogados defensores de su elección”.

Así mismo, la Alta Comisionada consideró que cada vez hay mayores dificultades para los defensores en Venezuela: “las restricciones al espacio cívico siguen siendo motivo de precaución, resaltó en particular la estigmatización, criminalización y las amenazas contra las voces disidentes sobre todo hacia la sociedad civil, los medios de comunicación y miembros de la oposición¨.

Destacó que desde junio del 2020 hasta mayo de 2021, la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, documentó 97 incidentes relacionados con personas de derechos humanos, muchas acusadas de delitos penales por formas legítimas participación cívica, consideradas como señales de la reducción del espacio cívico y de la agudización de la polarización e instó al Estado a que cualquier desarrollo legislativo o reglamentario debe tratar de reforzar las medidas de fomento de la confianza y la toma de decisiones inclusivas.

Así mismo, en su pronunciamiento Bachelet hizo un llamado a las autoridades “a revisar el actual marco legal en aspecto concretos sobre la imposición de la una fiscalización desproporcionada a la sociedad civil y vinculación de actividades unitarias y de derechos humanos con el terrorismo”, tal y como pretenden hacer con los activistas de FundaRedes, a quienes pretenden imputarles delitos de traición a la patria, instigación al odio y terrorismo sin los más mínimos elementos probatorios ya que su única labor ha sido en favor de los derechos humanos y las víctimas.

Durante el debate sobre el caso de Venezuela en esta sesión, otros miembros expresaron su solicitud de libertad plena para los miembros de FundaRedes tales como el Reino de los Países Bajos y Estados Unidos, además de la mención directa de varios voceros de los ataques contra la sociedad civil organizada y la judicialización de la asistencia humanitaria. (Prensa Fundaredes)