Desde FundaRedes, sumamos esfuerzos por superar la fragmentación social, vencer la opacidad y construir un tejido de solidaridad que se ha extendido por la frontera venezolana y que crece cada día a lo largo del territorio nacional, nuestro objetivo común ha sido, es y será la promoción y defensa de los derechos de los ciudadanos al servicio de la dignidad humana. Hoy, vemos con esposas en sus manos a nuestro director general, doctor Javier Tarazona, un humanista convencido de que la labor por la ciudadanía y la recuperación de las libertades es el camino correcto. Sin embargo, esas esposas son el símbolo de entereza que caracteriza a este equipo, que sin miedo ha decidido dar la cara y alzar la voz por decenas de víctimas a quienes hemos acompañado en esta ruta trazada hace más de 19 años.

Por ello, al cumplirse 24 horas de la desaparición forzada de Javier Tarazona, Rafael Tarazona y Omar de Dios García, RECHAZAMOS la criminalización del trabajo de los defensores, defender derechos humanos es un derecho. Esta red de hombres y mujeres está más fortalecida que nunca, detienen a nuestro guía principal, pero no pueden encarcelar el pensamiento, el trabajo diario, la valentía y la convicción de seguir adelante para activar a la ciudadanía, defender la democracia, la educación, los valores, la familia y a los grupos vulnerables.

En este sentido, informamos al país que aun con el cierre del espacio cívico, los hostigamientos, amenazas y arbitrariedades en contra de nuestro equipo, continuamos monitoreando, documentando y denunciando las vulneraciones de derechos humanos, por todos quienes recurren a nosotros como una luz de esperanza en medio de sus dificultades y atropellos cometidos por el propio Estado que ha demostrado su absoluta incapacidad para garantizarle vida digna a sus ciudadanos. Nuestro norte persiste por el realce de la dignidad humana aun cuando esta sea causal de criminalización. No lograrán frenar a centenares de voluntades que nos congregamos y que hoy somos FundaRedes, todos somos FundaRedes.

¡Libres para liberar!